La sensación de dolor ante las ausencias.

El dolor se manifiesta de múltiples maneras, la más cruel en mi caso es el dolor ausente, ese que martillea y no se manifiesta. Ese que se solapa en las viseras y que ataca desde posiciones de retaguardia en el subconsciente.                                                                                                                                   Ese que produce una sensación oscura, identificable sólo cuando estás ausente, en ese mundo íntimo que a veces es solo perturbable por conmociones externas sacudidas por movimientos incomprensibles de tu identidad.                                                                                                                                           No te encuentras por ningún lado, tu personalidad pierde las aristas, te conviertes en un ser previsible, plano, visceral y fuera de sitio.                                                                                                             Carecer de reflejos suficientes que amortiguen esa sensación de dolor ante las ausencias del carácter.

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>