Proyecto “Draga”.

Cayó directamente en las fauces de la ballena. Como tripulante de la draga sólo le correspondía sujetar el saco repleto de arena y desparramarlo sobre la cubierta. La mala suerte quiso que aquél día, él confundiera la boca del cetáceo con el saco. Para cuando sus compañeros se dieron cuenta de lo que había ocurrido, ya era tarde para rescatarlo de la boca de aquel tremendo animal. Intentaron seguirlo en vano, pero ya sumergido, no hubo nada que hacer. El regreso a puerto sería trágico. ¿Cómo se lo dirían a su esposa? Miren estaba embarazada y salida de cuentas. No podría entender que su marido había sido tragado por un cetáceo. Ante tal noticia la buena mujer podría perder la cabeza y el niño que llevaba en el vientre. Venían con todas las luces encendidas, que iluminaban toda la bocana del puerto. Solían introducir la draga unos metros en la ría, pero sin penetrar mucho en ella, pues por los bancales de arena existentes, cabía la posibilidad de embarrancar. En la orilla como siempre se encontraban algunos familiares esperándolos, pero aquél día habían tardado más de lo previsto. Una prima de la mujer del desaparecido se encontraba allí, para su sorpresa no veía a Leonardo en la cubierta. Cuando fondearon la draga se dispusieron a desembarcar como siempre en la barca que les servía para acercarse al pequeño muelle de madera. Faltaba un tripulante… eso era evidente. Miren había dado a luz a un rechoncho retoño a primera hora de la tarde. Ya le tenían asignado el nombre, se llamaría “Javier”. Llena de felicidad y todavía dolorida por el parto, esperaba el regreso de Leonardo con mucha intensidad. La casualidad hizo que casi en el mismo momento del nacimiento se produjera el accidente. No se atrevieron a darle la noticia, pues podría causarle tal dolor, que una nueva tragedia volviera a repetirse. Como todos los días al amanecer “El Virgen del Carmen” extendía las redes a pocas millas de Ondarroa. De repente se toparon con un bulto flotante de grandes dimensiones, era una ballena moribunda con un gran agujero en el lomo. Ante la sorpresa, se dispusieron a arrastrarla a la playa para desollarla y obtener un suculento precio a su venta por tan fácil presa. Tardaron unas cuantas horas en arrastrarla, puesto que el pesquero era pequeño y tenía poca máquina. La depositaron en la orilla. La marea bajaría de inmediato y dejaría al animal totalmente al descubierto. Con mucha reticencia, comenzaron a descuartizarla, llegando hasta el estomago lo abrieron en canal. Dentro encontraron una gran masa de gambas y otros pececillos y para sorpresa de todos un gran bulto con forma humana. Era el cuerpo ensangrentado de “Leonardo”. Intentaron por todos los medios reanimarlo, después de muchos esfuerzos, comenzó a respirar de forma convulsiva. Cuando despertó parecía estar completamente loco, hasta tal punto que lo tuvieron que atar. No dejaba de hablar del fuego que lo estaba consumiendo dentro del estomago de la ballena. Bramaba que se estaba asando dentro. Era verdad que no le faltaba razón, la temperatura de las ballenas es muy superior a la del hombre y la sensación era la que describía Leonardo. Cuando le comunicaron el feliz nacimiento de su primogénito, su semblante se torno agridulce, entre sorprendido y incrédulo. Las horas que había permanecido dentro del estomago de la ballena habían sido un infierno, pero aquella maravillosa noticia le confundían los sentimientos sobremanera. De un cuento se pueden crear unos elementos escultóricos que refresquen que refresquen el sentido de la simbología. Espero que de este cuento irreal podaís extraer las conclusiones que me han llevado a diseñar esta escultura.                                                                                            

Elementos de la pieza escultórica:                                                                                                  

Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Un cuento muy inspirador

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>