Mi mapa linguistico…

                                                                             La comunicación del silencio en períodos de crisis existencial, me procura una ecuación de carga emocional que deriva en el distanciamiento. A un enfriamiento sentimental creo una coraza con el objetivo de proteger y minimizar la carga emocional y procuro darme un tiempo de recuperación. Esa parte reflexiva de mi cerebro toco techo hace unos meses a modo de impotencia verbal aguda, con síntomas de demencia transitoria y etapas de agujeros negros, tanto sentimentales, como emocionales. Estaba en el ( ni naiz ), pero mi subconsciente permanecía en el ( yo soy ). Había períodos de ( ondo nago ), y de no puedo más. Mi equilibrio neuronal salto en mil pedazos cuando un gran agujero negro altamente destructivo se posiciono cerca de mi galaxia existencial. Su influencia produjo tal colapso, que altero todos los parámetros de mi personalidad. Su irradiación afecto a todos los condicionamientos verbales, a las extructuras de mi comportamiento, a los sistemas de la memoria. De repente me encontré con el ( behar dut ), y con la necesidad de expresar ( ez dut ahal ), una ecuación con dos variantes imposibles de resolver por mi mismo. El impacto sobre mi cortex fue devastador, empezó a resquebrajarse el revestimiento ya de por si fino de tanta incursión de la materia gris tapando todos los conflictos que genera la conciencia y su entorno. Pero lo peor estaba por llegar, el subconsciente estaba agazapado detrás de las emociones, esperando su oportunidad para entrar en conflicto. Del ( kaixo, zer moduz? ), pase al ( hasta siempre ), sin pararme en el ( gero arte ). Los núcleos se estaban tocando, produciendo chispas en todas direcciones, las cuales me afectaban directamente, procurando cortocircuitos dentro de mi sistema nervioso. Algunas veces creía que me dolía la ( anka ), pero con el poder de reflexión de mi cerebro anulado, pensaba que debía ser el brazo. Pero enseguida acudía en mi ayuda la memoria, recordándome que era la pierna lo que realmente me dolía. Todo este desbarajuste, me creaba una inseguridad enorme. Cuando me despertaba creía que todavía estaba ( lo ), y me decía a mi mismo ( oheratu Josetxo!), y en realidad debía pensar ( Esnatu!). Pero todavía había un componente más en el pastel, y que estaba agazapado en lo más profundo de mi subconsciente. Era otra forma de verbalizar mi existencia durante mi niñez. Y esa mañana recorde el siguiente saludo ( bo día ), y la imagen de mis abuelos, la de mi padre y todas las del período de mi niñez, juntas, descompusieron las coordenadas de mi mapa linguístico.

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>