El despertar…

La tenía detrás de mí, escorada al lado derecho, pronto soltó un suspiro, largo y espeso. Seguía detrás de mí, ahora escorada al lado izquierdo, de pronto tosió áspero, contundente y corto. Venía de un profundo sueño, encogida sobre si misma, pronto estiró un brazo, largo y tieso. Tenía un despertar raro, mirando hacia el techo, pronto sacudiría las mantas, con violencia y desespero. Seguía sin un despertar abierto, ahora sentada en rodillas recogidas, pronto irrumpirían en su letargo, ensimismado y somnoliento. Abrirían la puerta, suave y sin quejido, de pronto escaparía, rauda del lecho.

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>